¿Cómo decidir mejor al momento de comprar mi ropa?

¡Está de moda! ¿Lo compro? No, mejor sigue estos pasos y haz una compra más sostenible.

como-decidir-mejor-al-momento-de-comprar-mi-ropa

 

  1. No moda, sino tendencias

Cada temporada trae colores, cortes, materiales y una gran variedad de propuestas nuevas que justo buscan ponerse de moda. Sin embargo, comprar simplemente por moda hará que las prendas que tengamos sólo duren (por moda) tres meses o a lo máximo seis. Es por ello que más que comprar moda hay que detectar tendencias y ahí sí es conveniente invertir.

Por ejemplo, en los trajes el slim fit o corte ajustado es una tendencia. Si lo analizamos, hace un par de décadas la tendencia era que los sacos dieran más anchura en los hombros. Usar un saco así te traslada a una clara imagen de los ochentas y noventas. Pero ahora las hombreras están fuera de lugar y el slim fit llegó para quedarse por un buen rato. Invertir entonces en un traje con estas cualidades es una buena decisión pues al menos una década estará bien visto. Comprar un saco de un color que está de moda lo podremos usar unas cuántas veces y luego, tras un corto periodo de tiempo, se convertirá en algo del pasado. Moda, por ejemplo, serían los colores eléctricos que se utilizaron en varias marcas y pasarelas, como éste de Burberry en 2013.

 

Tendencia, los pantalones cortos de hombre para verano donde la línea del pantalón termina arriba de los tobillos. Esta tendencia va de la mano a no utilizar calcetines, o bien, para lucir calcetines. Y marcó tendencia ya que incluso la forma de usar mezclilla cambió y está de moda doblar la parte baja. Otra tendencia que sirve de ejemplo es utilizar zapatos y cinturón café con trajes. No va con todos los trajes, pero es una tendencia que llegó –igual que los otros ejemplos- para quedarse un rato.

como-decidir-mejor-al-momento-de-comprar-mi-ropa

 

  1. Pensar en guardarropa y conjuntos completos.

Al momento de comprar una prenda sola hay que pensar en el todo, no sólo en que esa prenda está linda. ¿Tengo con qué combinarlo? ¿En qué completa esta prenda algún conjunto? ¿Tengo con qué usarlo o algún evento en especial en el que en verdad lo usaré? Esto ayudará a que no compremos ropa que sólo tendremos en el clóset guardados. Recordemos que no es cantidad, sino calidad. En este caso, no sólo es la calidad de la ropa sino la calidad de nuestro armario. Pocas prendas y más conjuntos inteligentes. O bien, un guardarropa completo que me ayudará a tener todo lo necesario para todo momento y que no tenga que estar haciendo compras de emergencia de último momento que acabará siendo –lo más seguro- una compra de uso de una sola vez.

como-decidir-mejor-al-momento-de-comprar-mi-ropa

 

  1. Pensar en calidad

En este caso sí es la calidad de la ropa. Apostar por calidad nos permitirá que nuestra ropa dure más. Hay prendas que sí son de moda pero de tan baja calidad que durarán un par de puestas. Luego sólo sirven para tirarlas a la basura y hay que comprar nueva ropa. Esto a largo plazo significa más gasto y más basura.

 

[Lee también: 3 formas de ser sostenible con mi ropa]

 

  1. Pensar en nuestro estilo

Típico que en una boda las novias eligen colores y cortes para las damas porque están de moda, y siempre habrá la pobre dama que se ve fatal. No porque está de moda nos va bien a todos. Como dirían nuestras abuelitas, la moda a quien le acomoda. Si tenemos un estilo más formal, no compremos prendas que por sus texturas o colores no vayan con nuestro estilo. Si somos más creativos, no compremos algo con un corte que cuando lo usemos sintamos que no va con nuestra personalidad. Luego, hay colores que no nos van a todos. Ya sea por nuestro color de piel, de ojos, de cabello, pero siempre hay una gama de colores que va con nosotros.

La verdadera solución aquí es probarse la ropa. Repito e insisto, ¡pruébatelo! No hay de otra. Pruébatelo y vete en un espejo. Es la única forma de saber si estás a gusto o no.

 como-decidir-mejor-al-momento-de-comprar-mi-ropa

  1. ¿En verdad lo necesitamos?

Las compras impulsivas suelen acabar mal. Antes de comprar piénsalo dos veces. Si no lo necesitas, no lo compres. Si en verdad lo quieres y te gusta, vale comprarlo. Sólo racionaliza primero la compra. Que sea útil, que lo vayas a usar, que complete tu guardarropa, algún conjunto, y a ti. Que no sólo sea porque se le ve bien a alguien más o porque te llamó la atención. Tu tarjeta de crédito lo agradecerá.

como-decidir-mejor-al-momento-de-comprar-mi-ropa


Deja un comentario

Recuerda que los comentarios son moderados antes de ser publicados.