Productos sensoriales, productos sustentables

Slow Fashion, una oferta integral para una industria de moda sustentable que apuesta por la calidad al utilizar la parte sensorial que da el resaltar el detrás de las prendas y el valor estético, ético y sustentable del producto.

 productos-sensoriales-productos-sustentables

Si bien su auge lleva décadas, la sustentabilidad en la industria de la moda ha tenido una especial atención en los últimos años. Ya sea por los diferentes documentales sobre el tema, por los desastres en la industria, la constante aparición de marcas que buscan justo ser sustentables o por el simple interés de un grupo de consumidores más conscientes, la sustentabilidad es algo que ya no se puede pasar por alto. El punto ahora es, ¿cómo llevarlo a la práctica? Caminos hay muchos, desde el uso de materiales adecuados, el escrutinio en la cadena de producción y distribución, hasta la lucha por una industria ética en cuanto a recursos humanos y modelos de negocios.

Una práctica holística de la moda sustentable que busca todos los puntos anteriores además de romper con los ciclos de la industria para asegurar la sustentabilidad es slow fashion, el movimiento slow dentro de la industria de la moda.

 

Slow Fashion: una nueva visión sensorial.

Slow Fashion es un cambio de prácticas y valores. Por un lado, valora y respeta los recursos y la mano de obra al reducir el uso y consumo de materiales. Por otro, se enfoca en mejor calidad, la economía local y técnicas tradicionales. Es decir, que al reducir el número de tendencias y al resaltar la calidad busca solucionar los problemas ambientales y sociales de la industria, siendo así una propuesta sustentable y ética.

Como parte del movimiento slow, apuesta y defiende la calidad. Como se menciona en el documento“Slow + Design. Slow approach to distributed economy and sustainable sensoriality”[1], donde en general se discute sobre el rol del diseño en la sustentabilidad, slow fashion busca unir al producto con los consumidores finales a través de la creación de productos sensoriales, o bien productos sustentables sensoriales. En el mismo documento citado arriba, Giulio Ceppi define este concepto como combinar una rica experiencia de los sentidos y una consciencia racional con una sustentabilidad cultural y ambiental.

El punto es entonces generar justo eso: un vínculo con el consumidor final a través de los sentidos. Esto en consecuencia generará que los consumidores no se deshagan tan prontamente de la ropa, buscando cuidarla y repararla cuando sea necesario. También, apreciarán más la compra de ropa de calidad por el valor que tiene detrás. Por eso la importancia de conocer las manos que crearon la ropa, las técnicas, los talleres, entre muchos otros ejemplos, la necesidad de buscar los mejores materiales que a su vez cuiden y respeten el ambiente y las comunidades y la importancia del buen diseño que vela por lo estético y lo sustentable.

 

[También podría interesarte: ¿Qué es Slow Fashion?]

En México y Latinoamérica, aunque todavía no haya un estudio oficial que lo refleje en estadísticas, el crecimiento de estas tendencias dentro de la industria es evidente. En los últimos años ha habido un auge de emprendimientos que justo siguen el movimiento slow dentro de la moda. Algunos retoman y enaltecen técnicas y estilos artesanales, otros que buscan más la sustentabilidad y apoyo de causas sociales. O bien, que aunque mantienen las mismas cadenas de distribución tradicionales aun así defienden la calidad del producto y los lentos procesos que procuran un control de toda la cadena de valor para que no tengan que bajar precios y tener más margen para asegurar la estética y los derechos laborales. Un buen ejemplo de este último caso es Nalouver. También, cada vez más medios tradicionales hablan del tema y aún mejor cada vez aparecen más plataformas que promueven estas marcas, tal como Slow Motiv y su organización de la Semana de la Moda Slow o bien como el Congreso Latinoamericano de EcoFashion.

Esto tan sólo es una parte de slow fashion. Al igual que con tan sólo decir moda sustentable, son muchos los aspectos que se pueden discutir e investigar. Sin embargo, es un excelente punto para empezar. La creación de nuevos valores dentro de la moda que busquen la calidad y la sensorialidad de los productos para agregarles valor que unan consumidores y productos, provocando así una industria que no siga tendencias sino que aprecie todo lo que hay detrás de la compra, que no haya un mercado alrededor de la cantidad de prendas sino por su calidad. Y al final, una industria más ética y sustentable.

 

¿Ya conoces la nueva colección sostenible y creativa de EFE EFE? Puedes conocerla aquí

 

[1]Capatti, A.; Ceppi, G.; Colonetti, A.; Manzini, E.; Meroni, A.; Majoli, G.; Rossi, F.; Simeoine, G.; Recchia, M. (2006). Slow + Design. Slow approach to distributed economy and sustainable sensoriality. Disponible en: http://blog.experientia.com/uploads/2006/10/slow_design_background.pdf. [ Último acceso Junio 7, 2016]

 


Deja un comentario

Recuerda que los comentarios son moderados antes de ser publicados.